Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 29 de agosto de 2011



Hay tanto que desconocemos que nos limitamos a amar.
Es el único juego fácil. Apuesta todo,y ganarás el cielo.
Sé cauteloso, los labios rojos mienten y la de los labios
carnosos huele a peligro. Dulce miel del Edén que ayuda
a los caídos. Ayúdame a mi también; porque por su sonrisa perderé mi apuesta.




A veces no tener el control es la cosa más bonita del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario