Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 29 de agosto de 2011

hagamos un trato ...


Levantaré la voz al hablar de ti,
gracias por ser así, nunca dejes de sonreír
y yo prometo que no voy a fallarte y juro amor en cada instante.



y tú, ¿qué me prometes?

♥♥♥♥

mi mundo más fuerte


Le robamos el tiempo al reloj para tenerlo como moneda de cambio,
para que esto no pare nunca, para que las luces no paren de parpadear,
y el humo nunca desaparezca. Para que mis labios sean más rojos y los besos más intensos.
Para que tu grito suene para siempre y el sudor nunca se seque. Que la eternidad nos regale
olivos y vino, esta noche nos beberemos la juventud. Guirnaldas de flores cuelgan por mi pelo,
enrredándose, jóvenes amantes estivales que nunca olvidarás. Nuestra noche nunca acaba, solo
ha empezado. En este momento te juro que éramos eternos.





vaciamos de horas el reloj


Hay tanto que desconocemos que nos limitamos a amar.
Es el único juego fácil. Apuesta todo,y ganarás el cielo.
Sé cauteloso, los labios rojos mienten y la de los labios
carnosos huele a peligro. Dulce miel del Edén que ayuda
a los caídos. Ayúdame a mi también; porque por su sonrisa perderé mi apuesta.




A veces no tener el control es la cosa más bonita del mundo.
Cuando las palabras no bastan porque dentro quema algo que no se puede decir.
Que no consigues decir.
Cuando quien tienes delante, en lugar de darte la respuesta que querías, dice otra cosa.
Dice más, dice demasiado.
Ese demasiado que es nada, que no sirve para nada, que hace el doble de daño y el único deseo es devolverte ese dolor.
Hacer daño, esperando así sentirse un poco mejor.